DECLARACIONES Y DOCUMENTOS


GRAVES AFRENTAS A LA MAGISTRATURA Y AL PODER JUDICIAL, EN MAR DEL PLATA

Ante los “escraches” y otras expresiones amenazantes e intimidatorias que tuvieron lugar en la ciudad de Mar del Plata los días 28 y 30 de septiembre ppdo., en los domicilios del Sr. Agente Fiscal, Dr. Mariano Martín Moyano, y del Sr. Juez de Garantías, Dr. Saúl Roberto Errandonea, exigiéndoles el esclarecimiento a cómo dé lugar del grave hecho ilícito sufrido recientemente por el comerciante Dardo Molina, y teniendo en cuenta que ambos funcionarios se hallan abocados con denuedo y probidad al cumplimiento de sus específicas tareas profesionales,la Red de Jueces Penales de la provincia de Buenos Aires expresa:

1. NUESTRO REPUDIO.

Que reconociendo a la población el legítimo derecho a criticar u objetar los actos de los poderes públicos, incluidos los del Poder Judicial, REPUDIAMOS enérgicamente esta clase de manifestaciones, por resultar contrarias al modo en que los ciudadanos deben peticionar ante las autoridades –judiciales, en este caso- en el marco de una sociedad respetuosa del imperio de la ley.

2. NUESTRA DENUNCIA.

Que en el caso puntual de lo ocurrido anoche en el domicilio del Juez  Errandonea, debemos DENUNCIAR la severa amenaza hecha por un grupo de exaltados manifestantes, quienes a la vez que proferían insultos y agravios de todo tipo, exclamaban que: “No le aten las manos a la policía”,  hasta llegar a advertirle a los gritos que “haga algo, porque si no volvemos el miércoles y será peor…”

 

3. NUESTRO RECLAMO.

Que aún siendo innegable que quienes cumplimos funciones en cualquiera de las reparticiones del Poder Judicial no estamos exentos del control y la crítica social, tanto de parte de la ciudadanía, de la prensa y hasta de los otros poderes, no es menos cierto que en el cumplimiento de nuestras obligaciones deberíamos quedar preservados de toda forma de intimidación y de presiones indebidas, por lo que RECLAMAMOS que los organismos competentes adopten las urgentes medidas que el caso impone, a fin de evitar que esta anómala situación se prolongue y se torne insostenible para el normal desarrollo del quehacer judicial y jurisdiccional, única forma de asegurar la irrestricta vigencia de las declaraciones, derechos y garantías del Estado de Derecho

.

Adriana Lucía Nanni                                              Esteban Ignacio Viñas